Asuntos propios

Artur Mas, presidente de Comunidad Autónoma de Cataluña, ha intentado desvincular la afición de la familia Pujol a los paraísos fiscales y al cobro de comisiones de su militancia política y pública con un diagnóstico audaz: “Es un tema estrictamente privado, personal y familiar, que no tiene nada que ver ni con Convergencia ni con el partido”. Es verdad, nada que ver, especialmente si no miras. Si haces como los tres monos sabios no te enteras ni de que tu padre tenía cuentas en Liechtenstein. Porque vamos a ver, listos, que sois unos listos, ¿quién no tiene un padre que ha ocultado sus cuentas bancarias en paraísos fiscales?, ¿eh? Si es que las masas criticamos por criticar y sólo vemos la paja ajena, o sea.

Artur Mas no se entera de estas cosas de puro bueno. Está tan dedicado a hacer nación las veinticuatro horas al día, los trescientos sesenta y cinco días del año, que le roban la cartera hasta los chiquillos. Porque ya me dirán que no es mala suerte que siendo uno Consejero de Economía y Finanzas y Consejero Primero de la Generalidad te chuleen los impuestos tu propio padre y el Muy Honorable Jordi Pujol, presidente por partida doble (del partido Convergència Democràtica de Catalunya y del Gobierno de la Generalidad). Es que no estamos a lo que hay que estar.

Sugieren las malas lenguas que estas son costumbres hondamente arraigadas en ciertos hombres de honor del ámbito mediterráneo, pero ya me dirán qué tiene que ver la evasión de impuestos, el fraude fiscal o el cobro de comisiones por adjudicación de obra pública con las actividades de la Onorata società. Si es que son ganas de buscarle los tres pies al gato.

Sin embargo, sí hay teorías y prácticas políticas que fomentan estos comportamientos. Lo que distingue al nacionalismo de otras doctrinas políticas es su pretensión de convertir los asuntos públicos en asuntos privados. Mientras otras ideologías tratan de establecer reglas comunes y principios de ciudadanía y justicia universales, el nacionalismo es la doctrina política de lo particular, de la ciudadanía restringida a los propios, de las señas de identidad particularizadas, del nosotros y de lo nuestro. O sea, la lógica del clan familiar pero ampliada con himno, tipos con porra y banda de música.

Lo propio de nacionalismos y regionalismos es la apropiación de la administración pública, de particularizar los impuestos con exenciones apropiadas para los propios, de pretender moralidad propia o iglesia propia y obispos propios, de diseñar un acceso privilegiado de los propios a la cosa pública y al negociete, o sea, de la sustracción y apropiación de lo común. Y, cómo no, de justicia propia y particularizada a los asuntos propios con penas propias y apropiadas a los intereses propios. Se podrá decorar la cosa con literatura, cultura, folkclore y amor a la gastronomía y al paisaje, pero —como ya explicaron el viejo Karl y Philip Marlowe— es la economía la que mueve al mundo. Busca el rastro de la pasta y encontrarás la explicación a los enigmas más notables (incluido el de esos socialistas y comunistas que vienen evolucionando grácilmente de lo universal a lo particular y de la democracia a la cleptocracia).

En fin, corazones, qué más decir. El Presidente Pujol ha reconocido 34 años de mamoneo y sustracción de la caja común para incremento de la propia (aunque la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal sospecha de más de 600 millones en paraísos fiscales). Construyendo nación. Está pasando, lo estás viendo. Y el nuevo Molt Honorable dice que no tiene nada que ver, que son cosas que pasan hasta en las mejores famiglias.

¿Quieres comentar algo?