«Je t’aime… moi non plus», Brigitte Bardot y Serge Gainsbourg

Entre las herramientas para el amor del hombre de mundo jamás debe faltar una buena selección musical para los momentos de pasión. Barry White, claro, Procol Harum, cómo no, pero sobre todo Gainsbourg y su «Je t’aime… moi non plus». Si la copa de vino, la luz baja, la música suave y el subrayado de los jadeos orgásmicos no obra el milagro, lo mejor que puede hacer el hombre de mundo es bajar la persiana y dedicarse a la apicultura o al budismo zen.

La canción de Serge Gainsbourg, publicada en 1969, tuvo muchos puntos a su favor para convertirse en un éxito. Fue calificada de obscena por el periódico de la Santa Sede y prohibida en varios países europeos, incluido España. Hasta en Francia tuvo que reeditarse en una versión suavizada en donde, todo hay que decirlo, el orgasmo de Jane Birkin suena demasiado limpito y fingido.

Pero resulta que la grabación de Serge Gainsboug con su novia Jane Birkin no era la primera. Un año antes, el gran conquistador había trabado relaciones muy íntimas con Brigitte Bardot, que por entonces estaba casada con otro famoso playboy, Gunter Sachs. El amigo Gunter había conquistado a Bardot con un método infalible y al alcance de pocos mortales: sobrevoló en helicóptero la residencia de la actriz en la Riviera y le arrojó cientos de rosas. Quién sabe, puede que Gainsbourg se limitara únicamente a tocar la guitarra, pero lo cierto es que se lo pasaron bien y acabaron grabando «Je t’aime… moi non plus». Brigitte Bardot interpreta sus gemidos con tanta convicción que surgen dudas de si la grabación no se realizó directamente sobre la cama.

El tema llegó a emitirse varias veces por la radio con mucho escándalo y Bardot le pidió a Gainsbourg que no la incluyera en su próximo álbum para no airear demasiado la cornamenta de Gunter. Aún así, la ruptura del matrimonio se produjo meses después.

Gainsbourg conoció poco después a Jane Birkin y volvió a grabar la canción con la actriz inglesa en la versión canónica que hoy conocemos.

En 1986, ya olvidado el escándalo, Brigitte Bardot autorizó la publicación de la canción.

En 1992, el artista portorriqueño Chayanne publica su versión de «Je t’aime… moi non plus», «Exxtasis», en donde el órgano de la versión original ha sido sustituido por el sonido de una flauta andina.

 

JE T’AIME… MOI NON PLUS

Je t’aime, je t’aime
oh, oui je t’aime!
moi non plus
oh, mon amour…
comme la vague irrésolu
je vais, je vais et je viens
entre tes reins
je vais et je viens
entre tes reins
et je me retiens

je t’aime, je t’aime
oh, oui je t’aime!
moi non plus
oh mon amour…
tu es la vague, moi l’île nue
tu va, tu va et tu viens
entre mes reins
tu vas et tu viens
entre mes reins
et je te rejoins

je t’aime, je t’aime
oh, oui je t’aime!
moi non plus
oh, mon amour…
comme la vague irrésolu
je vais, je vais et je viens
entre tes reins
je vais et je viens
entre tes reins
et je me retiens

tu va, tu va et tu viens
entre mes reins
tu vas et tu viens
entre mes reins
et je te rejoins

je t’aime, je t’aime
oh, oui je t’aime!
moi non plus
oh mon amour…
l’amour physique est sans issue
je vais, je vais et je viens
entre tes reins
je vais et je viens
et je me retiens
Non! Maintenant viens!

4 comentarios en “«Je t’aime… moi non plus», Brigitte Bardot y Serge Gainsbourg

  1. La primera vez que oí una canción con gemidos fue el Whole Lotta Love, Led Zeppelin. Me la puso un amigo heavy hace la tira de años, en los ochenta. Me fascinó, claro. Como me fascinaba entonces el mundo heavy, tan delincuente. Las drogas jodieron a mi amigo, que se volvió medio loco. En un acto de venganza, fue atropellado por un marido cornudo y el coche le pasó varias veces por encima. Siguió con las drogas y se metió a chulo de putas. Desahuciado por la familia, vivía en una furgoneta y se echó una novia. Un día entró en su casa y la acuchilló (la chica logró sobrevivir). Él se subió a la azotea y se suicidó tirándose al vacío. Vamos, que cuidado con los gemiditos.

¿Quieres comentar algo?