«So payaso», Extremoduro

Si exceptuamos los coros de misa y la decoración de huevos de Pascua, nada más lejano a mis gustos que el rock duro. Si acaso, las porcelanas de Lladró. Sin embargo, confieso que cada vez que oigo esta canción siento algo parecido a la ternura. La misma sensación, la misma, que cuando escucho a Jacques Brel decir aquello de «Laisse-moi devenir / L’ombre de ton ombre / L’ombre de ta main / L’ombre de ton chien» (Deja que me convierta / en la sombra de tu sombra / en la sombra de tu mano / en la sombra de tu perro). Y no es la única canción de Roberto Iniesta que me produce el mismo efecto.

SO PAYASO

Puede que me deje llevar
puede que levante la voz
puede que me arranque sin más.
¡A ver qué me dice después! 

Quiero ser tu perro fiel,
tu esclavo sin rechistar
que luego me desato y verás.
¡A ver qué me dice después!
So payaso,
me tiemblan los pies a su lado
me dice que estoy descolorío,
la empiezo a besar…
¡a ver qué me dice después!
So cretino,
me tiemblan los pies a su lado
me dice que estoy desconocío,
empiezo a pensar…
¡A ver qué me dice después! 

Acércate y ya verás
que no sé como hacerlo peor,
despacito pero muy mal,
¡A ver qué me dice después!
Hago casas de cartón,
ayer bebí hasta jurar
pero hoy no me levanta ni dios,
¡A ver qué me dice después! 

So payaso,
me tiemblan los pies a su lado
me dice que estoy descolorío,
la empiezo a besar…
¡A ver qué me dice después!
So cretino,
me tiemblan los pies a su lado
me dice que estoy desconocío,
empiezo a pensar…
¡A ver qué me dice después! 

¿Quieres comentar algo?