Alba II

AMANECE
un átomo de luz horada la persiana
y anuncia en las tinieblas el horror de otro día

(si hubiésemos quedado
muertos los dos,
dormidos
en el preciso instante
del amor)

pero la luz del día
anuncia la razón

en la cama prolongas
las mentiras del sueño

ya siento al monstruo blanco
lamiéndome los ojos