El retroavance pánfilo

Todos los días a esta hora hay un individuo que inventa la rueda. «¡Oye, mira lo que se me ha ocurrido!». «¡Oh! ¿Para qué sirve?».

Viene siendo así desde el inicio de los tiempos. Un mono descubre la rueda, juega con ella y enseña a otros monos a usarla. Unos monos aprenden y otros no, y a medida que van desapareciendo los monos que aprendieron, si no se molestaron en transmitir sus conocimientos, todos olvidan para qué servía la rueda. «¿Y eso qué es». «Un sol».

Dice Harari en Sapiens que los grupos pequeños de humonos, digo de humanos, rara vez progresan, pero que si alcanzan el tamaño suficiente —creo recordar que habla de un mínimo de unos 150 individuos— la transmisión cultural está garantizada y se puede enseñar a la siguiente generación no sólo que la rueda ya está inventada sino para qué sirve y por qué es inconveniente construir ruedas cuadradas.

El problema viene residiendo en que la rueda la inventa todos los días un cenutrio con influencia sobre un grupo de cenutrios, bien porque es más espabilado o más bestia o porque maneja los mecanismos del poder, y así resulta que todos los días a esta hora nos enteramos de que se ha descubierto la rueda, ¡oh!, y que es cuadrada.

Para evitar estos inconvenientes, y sin que sea necesario juntar a más de 150 individuos para descubrir si hay alguno que sabe lo que es una rueda, se inventó hace tiempo un artilugio para transmitir conocimientos. Es cierto que tiene el grandísimo inconveniente de que obliga a leerlo y no todos los humonos son capaces porque puede provocar daños cerebrales, así que la gran mayoría prefiere la transmisión vía oral de lo que cree que sabe, que como me lo dijeron te lo cuento. Vamos, que podría darse el caso de que juntaras a veinte mil humonos, les dieras a elegir entre una rueda redonda, una cuadrada y una romboidal, y eligieran por mayoría la cuadrada porque la romboidal es extravagante y la redonda demasiado perfecta, que vete tú a saber quién habrá podido fabricar algo tan así y con qué interés oculto, como si no nos diéramos cuenta.

Aunque todo esto da absolutamente igual porque mañana lo habremos olvidado y a esta misma hora un individuo inventará la rueda. Y dará exactamente lo mismo si antes sirvió o no, si trajo amor o produjo muerte, porque un número importante de cenutrios abrirán su boca como un buzón y comulgarán con la rueda. «Oh, ¿qué es?». «Una rueda cuadrada. Sirve para aplastar cabezas».

La Historia no es circular. El que da vueltas en círculo eres tú.

¿Quieres comentar algo?