Categorías
Blog

Ponga un artista en su mesa

Practicar el escapismo, sí; promoverlo, no. Así que renuevo mi compromiso con la actualidad comentando esta triste noticia de L’Avantguarda: las manifestaciones de la señora Colita (dicho sea sin ánimo de remarcar el oxímoron) rechazando el Premio Nacional.

Dada la reiteración de estos comportamientos, me atrevo a elevar al Ministro de Cultura (que me estará leyendo) unas humildes propuestas para que los artistas dejen de morder la mano que no les da de comer:

1. Darles de comer. Es una propuesta bastante cara, dado lo que comen los artistas. Además tendría el efecto secundario de multiplicar su número. Crearía también un precedente comparativamente ominoso con otros gremios, como el de los torneros-fresadores o las secretarias de dirección. ¿Por qué los artistas?

2. Eliminar los premios. Es una medida radical y bastante razonable, dado que los premios siempre se leen en clave de sumisión al poder político. Pero ocurriría que el resto de los organismos del Estado (gobiernos autónomos, diputaciones, ayuntamientos) perderían el culo por demostrar que ellos sí apoyan a la Cultura (con Mayúsculas) premiando a todo el mundo, incluido los transeúntes, especialmente si firman manifiestos.

3. Aumentar la cuantía de los premios. Vale, te metes los 30.000 euracos por el agujero del aparato excretor, pero por 300.000 te saco brillo.

4. Hacer un bote, como en el Bonoloto. El premio rechazado se incorpora a un bote para el año siguiente.

5. Nombrar siempre a ministros de cultura de izquierdas, para compensar los efectos alérgicos y el rechazo.

Estas grandes ideas, que ofrezco sin ánimo de lucro, podrían ser fácilmente compensadas aumentando los presupuestos del Ministerio de Cultura. Como parece que no hay dineritos en el Estado (sí, corazones, que no leéis bien los periódicos; cada pocos días hay que subastar deuda para que nos presten dinero y podamos mantener este invento a toda máquina) tampoco estaría mal comprar libros, cuadros, fotos, discos y cosas de esas que hacen los artistas. Que también son de Dios y tienen que comer.

Categorías
Blog

Evolución

Aunque no creo haber sufrido jamás los efectos del llamado síndrome de Sthendal, que provoca temblores, vértigo y palpitaciones cuando uno se ve expuesto a raciones ingentes de arte y belleza, sí es verdad que suele invadirme una sensación de melancolía al contemplar objetos fabricados por los humanos hace miles de años. Me ha ocurrido por última vez al admirar una vasija datada entre 3800-3700 años antes de Cristo en la que se representa un íbice, y he sentido luego una vaga sensación de incomodidad al pensar que ese objeto lo fabricó uno de mis abuelos.

Entre el 3.800 antes de Cristo y hoy han transcurrido poco más de 5.800 años. Tomando 50 años como vida media de una persona, solo nos separan 116 generaciones de individuos del momento en que se creó esta vasija. Y solo 270 generaciones del momento en el que, posiblemente, fue pintado el conjunto principal de Altamira, hace 13.500 años. Doscientos setenta individuos en fila se interponen entre aquellos pintores geniales y este humano que apenas sabe hacer la O con un canuto.

Los antropólogos suelen prevenirnos contra la idea de concebir la evolución como un progreso. Tenemos incrustada en la retina la clásica fila de antropoides sucesivamente más erguidos que culmina en un tipo caucásico que avanza con seguridad hacia el futuro. Pero la idea de progresión que transmite es falaz. Basta con poner en el extremo a Kim Jong-Un para que la trampa narrativa se disuelva como un castillo de arena: ni más listos, ni más guapos, ni mejores personas. Si esta comparación le resulta incómoda, póngase usted al final de la fila y mire hacia atrás que a mí me da vértigo. ¿Lo va viendo?

No parece que como individuos hayamos progresado mucho. Nuestros cerebros siguen respondiendo a pulsiones primarias y reaccionamos a los estímulos como lo hace cualquier primate. Somos egoístas, territoriales, gregarios, ruidosos y sucios, y cualquier lugar por donde pasamos en tropel acaba convertido en un estercolero. Somos incapaces de admitir ninguna idea que no haya sido implantada en nuestro cerebro en la etapa infantil y ocurra lo que ocurra, de la experiencia más extrema al paso por las mejores universidades del mundo, nada conseguirá cambiar los poderosos prejuicios implantados, sea la creencia en un dios trimotor, en un Más Allá alicatado hasta el techo o en la curación por medio de la fe. Mantenemos inalterada la tendencia de resolverlo todo a gritos o soltando un par de hostias, y en cuanto nos ponemos farrucos y actuamos en manada desatamos un enfrentamiento o armamos una guerra. Esto es lo que hay y así ha venido siendo desde el principio de los tiempos. Y sin embargo…

Sin embargo nadie que mire hacia el pasado con los ojos abiertos y dos dedos de frente podrá decir que no avanzamos, que nuestras sociedades no son mejores que nosotros, que no hemos desarrollado poderosísimos artefactos organizativos, sociales y políticos que hacen que cada vez sea más posible la utopía de un mundo para todos. Nuestro nivel cultural como sociedades multiplica exponencialmente nuestras capacidades como individuos y aunque mi escasa inteligencia personal me vuelva individualmente prescindible, participo de una inteligencia social tan enorme como la suma de toda la cultura acumulada a lo largo de decenas de generaciones. Yo no sé pintar íbices ni fabricar un mísero cuenco de barro, pero compongo sextinas y llevo en mi cabeza historias que empezaron en el Gilgamesh, recorrieron la vasta cuenca indoeuropea y florecieron en el teatro griego, en las baladas, en las novelas, en los sonetos de Shakespeare y en los versos hermosísimos de Blas de Otero. Otros crean para mí los iPad y los automóviles.

Individualmente no somos sino primates vociferantes cuyo cerebro parece haberse quedado colapsado en un mundo cuya complejidad no entienden. Pero colectivamente nuestra inteligencia galopa tan rápido que estamos casi a punto de entender cómo se crea un universo. Miro hacia atrás y prefiero quedarme con la imagen de esa vasija y esas pinturas. Quizá como especie apenas estemos a un paso evolutivo de conseguir dejar de matarnos.

[Publicado el 23/03/2014 en El Diario Norte]